Home Construcción Volvo CE da inicio en Europa a la impresión de piezas de repuesto en 3D

Volvo CE da inicio en Europa a la impresión de piezas de repuesto en 3D

por Prensa

Volvo Construction Equipment está iniciando en Europa la impresión de algunas piezas de repuesto en 3D. La nueva oferta de servicios forma parte del compromiso ya asumido por la empresa, de fortalecer la investigación y el desarrollo de nuevos productos y de ayudar a los clientes en esta área. El servicio está en fase inicial y actualmente es exclusivo para el mercado europeo.

«Estamos dando soporte a los clientes durante todo el ciclo de vida de sus equipos», afirma Jasenko Lagumdzija, gerente de soporte comercial de Volvo CE. «Este es un servicio especialmente adecuado para máquinas más antiguas, en que las piezas desgastadas ya no se fabrican eficientemente a través de los métodos tradicionales. La fabricación de nuevas piezas a través de la impresión en 3D reduce el tiempo y los costos; además, es una forma de ayudar a los clientes de manera rápida y eficiente», explica el ejecutivo.

Hay que recordar que, a medida que la industria de la construcción busca nuevos métodos de producción, los fabricantes de maquinaria también están explorando otros medios para aumentar la productividad. Volvo CE, a su vez, está invirtiendo en métodos de impresión en 3D en la investigación y el desarrollo de prototipos de sus máquinas.

La impresión 3D consiste en el proceso de depositar capas de un material derretido o líquido una y otra vez, de acuerdo con un estándar específico definido por el software de la impresora, hasta que se solidifique en la forma tridimensional deseada. Para su servicio de posventa, Volvo CE encarga la creación de piezas de repuesto hechas de termoplásticos para enviar a los clientes que necesitan sustituir una pieza que se desgastó naturalmente debido al uso. En el futuro, las piezas de repuesto se podrán fabricar en cualquier formato y tamaño y para cualquier unidad de la línea de máquinas off-road de Volvo CE. Inicialmente, serán pocas las piezas en 3D, como componentes para cabinas, revestimientos plásticos y partes de las unidades de aire acondicionado. La empresa utiliza su propio archivo de dibujos, modelos 3D e información sobre el producto para alimentar a la impresora que produce la nueva pieza.

La misma calidad

«El cliente está recibiendo exactamente la misma pieza en que se sustituye plástico por plástico», afirma Annika Fries, Gerente de postventa de marca de Volvo CE.

«Incluimos garantía de calidad – las piezas 3D tienen las mismas especificaciones, pasan por el mismo proceso que su modelo original y reciben la misma garantía. Todo esto para que los clientes puedan estar seguros de que están comprando una pieza original aprobada por Volvo», añade Annika.

La creación de nuevas piezas por medio del proceso de impresión en 3D suele durar solamente una semana. La entrega rápida de los componentes maximiza el tiempo de actividad del equipo de los clientes. La capacidad de brindar nuevas piezas para reemplazar las que salieron de la producción normal también prolonga la vida útil de la máquina como un todo. En el futuro, será posible ofrecer piezas hechas de metales a través de la fabricación en 3D.

«Los plazos de entrega se reducen significativamente con la impresión en 3D y, como no hay requisitos de una cantidad mínima para el pedido, nos beneficiamos de la entrega más rápida de piezas, menores niveles de stock en nuestros almacenes y una mejor capacidad de equilibrar la oferta y la demanda», dice Daniel Kalfholm, líder del proyecto de compras para posventa para la región EMEA (Europa, Medio Oriente y África) «Y todo esto se puede hacer a un precio de compra comparable al de un componente fabricado tradicionalmente», recuerda.

Prototipos

Además de que la impresión 3D es un elemento cada vez más deseable en la producción de piezas de repuesto, el proceso también está siendo utilizado por Volvo CE en la fabricación de nuevos componentes para el prototipado de las máquinas. La empresa tiene varias impresoras 3D con este propósito en sus instalaciones de investigación y desarrollo.

«Como sólo necesitamos producir bajos volúmenes de piezas para prototipado, se trata de una buena manera de ver qué es lo que funciona», dice Fredrick Andersson, ingeniero de desarrollo para la instalación de trenes motrices en las cargadoras de ruedas de Volvo CE. «Tenemos mucho conocimiento y podemos hacer cambios de manera rápida y fácil gracias a la impresión en 3D. Esto significa que el tiempo de comercialización de un nuevo producto se vuelve más rápido”, concluye.

Related Articles

Escribir un comentario